1. Helena o el mar de verano, de Julián Ayesta. Es un suspiro de novela, no llega a las cien páginas, pero qué novela. Empiezas a leerla y tus veranos se enredan con sus descripciones, aquellos veranos de tu infancia parecen descritos por Julián y puedes oler aquella felicidad: la felicidad de los tuyos alrededor de aquella mesa en el huerto del Tío Juan, la felicidad del sonido de la chicharra en aquellas tardes de calor eterno en la buhardilla del pueblo, la felicidad simple de las noches de verano tomando la fresca con una silla en la puerta de casa o la felicidad de los amores de verano. Tanto en tan poco.

Apunte: léanlo, por favor.

 

  2. Quizá soy la única persona que no había oído hablar de esta revolución llamada Carmen Mola pero Cristina (clienta de la tienda, devora libros y mujer súmamente elegante, todo hay que decirlo en esta vida) me la descubrió. Vino a verme, me habló de ellos (como se habla de un amor loco) y volvió para traerme el primer y segundo volumen de esta intriga. La novia gitana es mi próxima lectura, no me puedo resistir.

Apunte: a La novia gitana le siguen La red púrpura y La Nena, droga para todas unas vacaciones.

 

 3. No te va querer todo el mundo, de Isabel Coixet. Una bonita edición (ese lomo rosa) de la editorial Malpaso que recoge textos de la directora en los que habla de la vida. Viajaremos con ella, reflexionaremos, nos reiremos, amaremos y aprenderemos, porque con ella siempre hay algo que aprender.

Por si todo ello no fuera suficiente remata el libro con recomendaciones (películas, series, lecturas, música) y cosas que no puede soportar, con lo que me gusta a mí una lista.

Apunte: yo lo compré en la misma editorial para tenerlo dedicado por Coixet (oh, Coixet) y de regalo venía una libreta, a veces la vida es maravillosa si miras más allá.

 

  4. Errata Naturae, la editorial de esta joya, publicó un manifiesto en plena pandemia que podéis leer aquí. En él explicaba que no iban a sacar novedades a corto plazo enumerando todos los elogiables motivos que les ha llevado a ello, nos invitan a parar y que nos reencontremos con todo aquello publicado (que es taaaanto y tan bueno) que ha caído en el olvido por la vorágine de esa necesidad de novedades, novedades y más novedades. Yo les hice caso y paré, paré y me puse a bucear en todo su catálogo e hice llegar a casa un ejemplar de  Barrios, bloques y basura, de Julia Wertz. Un libro ilustrado sobre Nueva York, un Nueva York diferente en el que la autora nos explica las historias de diferentes lugares de la ciudad huyendo de los grandes clásicos. Un libro fascinante para todos aquellos que no sabemos (ni queremos) vivir sin Nueva York.

Apunte: compren algún libro de la editorial, háganse ese favor.

 

5. Esta novela, Qué vas a hacer con el resto de tu vida, es la primera novela de Laura Ferrero y la última que he leído sin parar de subrayar. Así como hay novelas que dejan huella con la primera frase ésta lo hace con el título tan evocador… una huída que invita a pensar y pensar.

Apunte: busquen aquel libro que os dejé en la primera edición del Cine Club en el que le da la mano al ilustrador Marc Pallarés y crean el bellísimo El amor después del amor.

 

  6. Como era en un principio, de Daniel Blanco Parra. A este libro llegué porque lo recomendó Belén Rubiano y Belén es mucha Belén. El cóctel era perfecto para el verano: novela de intriga y más de 500 páginas. Sucumbí. Y oso dejarlo por aquí sin haberlo leído todavía. Se aceptan reclamaciones.

Apunte: estiramos misterio para llegar a novela negra, mi género preferido para las tardes de letargo, y deciros que siempre SIEMPRE vuelvo a la elegancia de Philip Marlowe, el detective de Raymond Chandler, como uno vuelve a los sitios donde fue feliz.

 

  7. Os pongo Años Luz como os podría poner cualquier novela de él. Lean a Salter. Disfruten de Salter. Admiren a Salter. Aquí me niego a aceptar reclamaciones, se siente.

Apunte: Salamandra este junio publicó nueva novela del americano, se llama Los cazadores y es de género bélico. Género que no me importa un pimiento a no ser que lo escriba él.

 

Lista de reproducción: ¿Bailas, meu amor? Esta lista, como todas las de mi perfil, tiene una inspiración (o un por qué) y la de esta fue la imagen de Meryl y Clint bailando en la cocina de Los Puentes de Madison. Estas canciones son la que yo bailaría en una cocina acurrucada en un hombro.

Cada vez que suena esta lista en la tienda todas preguntáis por ella… os la dejo por aquí para quien quiera guardarla. O bailarla. O cantársela al oído a alguien.

 

Pin It on Pinterest

Abrir chat
1
¡Hola! Si tienes alguna duda puedes escribirnos por aquí...
Powered by