En el volumen de hoy de  «Canciones de amor a quemarropa» tenemos a Muysilvia, la recordaréis porque fue una de las invitadas de «Colecciono placeres», aquí los podéis volver a leer.

Ella nos ha dejado una notita a modo de introducción que os transcribo:

«Hace unos días nuestra Verónica, la chica de las uñas rojas y las pulseras bonitas que nos alegra los días tontos a base de stories, subrayados de libros y recomendaciones musicales, me puso deberes: me pidió una lista con “las cinco canciones que te desgarran”. Ahí es nada. Siempre he sido una alumna aplicada y nada más recibir el encargo me puse manos a la obra. No ha sido fácil hacer la selección (será que soy de desgarro fácil), y para colmo, la de la anfitriona tuvo tres matches con la mía. Ella siempre con esa puntería. No están todas las que son, pero todas las que están son canciones que hablan de mí (y probablemente también de ti).»

Sabía que coincidiríamos en más de un desgarro, yo jugué con ventaja inaugurando la lista pero «Y sin embargo» es muy ella, es muy yo, es muy nosotras. También le robaron el fin de fiesta, esa canción pellizco con la que cerrar la lista, tan importante como la primera pero tenía varios ases sobre la manga. Hablar de amor nosotras, bah.

Sus desgarros:

 

También nos ha dejado varios apuntes sobre ellas:

  • SENTIDO COMÚN
    “me he preguntado tantas veces quién soy yo para ti y qué lugar ocupo en tu vida”
    Hay relaciones no catalogables. No es tu novio, no es tu marido, por el amor de Dios no es tu “follamigo” (quién demonios se inventó ese palabro), pero no puedes dejar de pensar en él. Ni él en ti, claro. No tenéis etiqueta, ni falta que hace. Imposible escuchar esta canción y no unirse cada vez al suspiro del segundo veintidós.
  • Algo contigo
    “no quisiera yo morirme sin tener algo contigo”
    <<Algo>> es lo que en Derecho llamaríamos concepto jurídico indeterminado. Algo puede ser mucho o poco. Mucho puede acabar resultando demasiado. Poco a veces es suficiente. Desde luego tener poco es mejor que no tener. Amor, se entiende.
  • Con las ganas
    “y jugamos a ser humanos en esta habitación gris”
    Jugar a ser humanos, what else?
  • Plantado en mi cabeza
    “no me cuestiono nada más, puedo sentir sin comprender”
    Parafraseando a Eva (editora de Círculo de Tiza): Es un error querer entenderlo todo, la vida no se entiende, se vive, y así está bien.
  • Sin tu latido
    “Aunque todo ya es nada, no sé por qué te escondes y huyes de mi encuentro.
    Por saber de tu vida no creo que vulnere ningún mandamiento”
    Los finales, qué difíciles los finales.

Ay, el amor, habrá que esconderse o huir.

Sed felices,

Verónica

 

 

Pin It on Pinterest