Nuestra invitada de hoy en Colecciono placeres es Silvia (muysilvia en IG). Silvia, desde mi adorado sur, desde mi desconocido Jaén. Silvia, mujer de bandera, reciente mamá de un bollito altamente comestible (mi pequeño y adorable Don Cayetano), fiscal (en días se reincorpora a su labor tras la baja maternal), mujer con mucha (pero mucha) clase, una de esas personas que siempre quieres en tu equipo, y bellísima, todo sea dicho. Una #chicamoss de los pies a la cabeza.

Os dejo con ella y sus elecciones, yo ya le he hecho llegar varias palabras porque se ha pasado. No sé si retirarle la palabra un tiempo por la canción o por el poema. O por la película. O por la serie. Qué puntería tiene, qué de lugares comunes compartimos.

Descubrimiento: Anissa Kermiche, una marca londinense dedicada a joyas y objetos tal y como reza la bio de su perfil de instagram. Pero no es de las joyas de lo que vengo a hablaros, sino de su sección de menaje. Piezas de cerámica representando desnudos de mujer que puedes utilizar de jarrón o sencillamente como escultura. Lo veo como regalo, para pedir a Melchor, Gaspar y Baltasar, o como el perfecto capricho que darse a una misma. Pero más que nada lo veo en mi salón.


Cine: Los puentes de Madison. (Casi) Nada puede ir mal cuando Clint Eastwood coge los mandos y se acompaña de la siempre brillante Meryl Streep. El Puente Roseman, situado a las afueras del poblado de Winterset (Iowa) es el escenario donde surge la historia de amor imposible entre Robert, un fotógrafo de National Geographic, y Francesa, una sacrificada madre de familia de origen italiano. Si tuviera que elegir una escena, me quedo con el momento en que Robert se dirige a Francesca y con pleno convencimiento le dice “esta clase de certeza solo se presenta una vez en la vida”.

¡Ay! Al que no le guste una buena historia de amor que tire la primera piedra.

 

Literatura:  Aunque tú no lo sepas. Si se habla de poesía hay que hablar del granadino Luis García Montero y de su Aunque tú no lo sepas.

Bonus Track: Aunque tú no lo sepas – o sí – cuando Quique González le cuenta (y le canta) a Enrique Urquijo aquello de “me he acostado a tu espalda y mi cama se queja, fría cuando te marchas” o aquello otro de “inventamos mareas, tripulábamos barcos” está versionando ese maravilloso poema.

Serie: Jack Pearson, que diga, This Is Us. Aunque a decir verdad, Milo Ventimiglia es a This is Us lo que fue Karl Lagerfeld a la casa Chanel, su esencia. Jack es el perfecto padre de familia, pero cuando se le plantea tener que elegir entre Beck o convertirse en padre, lo tiene claro.

Prenda Moss: El pantalón Fantine de Ichi, con las converse negras de bota y una chupa de cuero, con las Triple S de Balenciaga blancas y gabardina, con stiletto y jersey de cuello vuelto o con sandalias planas y camiseta de manga corta en cualquier color. Versátil. Fácilmente combinable. Un 4 en 1. Y recordad, un fondo de armario es siempre una buena inversión.

 

Placer: Hay placeres confesables y placeres culpables que da cierto reparo reconocer. Cómo estamos entre amigos confesaré uno de mis innumerables guilty pleasures: cantar y bailar en ropa interior cuando estoy de buen humor y nadie me ve. Aunque eso por desgracia no me convierte en Madonna, como ya le dijera Cyn a su amiga Tess Mcgill (Melanie Griffith) en la película Armas de mujer.

 

Canción: “Sabes mejor que yo que hasta los huesos solo calan los besos que no has dado, los labios del pecado” es una de las lapidarias frases de la canción Y sin embargo, de mi paisano Joaquín Sabina. Un temazo en toda regla, pero si no habéis oído el directo que hace con Mara Barros cantando como entradilla aquel famoso “no debía de quererte, no debía de quererte, y sin embargo te quiero” , ya estáis tardando. Los pelos de punta, queridos.

Potingue: Como son recomendaciones low cost, ahí van dos, no vaya a ser que ahorremos demasiado. El serum de puntas Stylius de Mercadona, sí como lo oyes, Mer-ca-do-na. Yo lo aplico con el pelo mojado, va genial para sellar cutícula y en melenas largas ayuda a desenredar.

Y el colorete en crema velvet touch de Kiko, formato en stick, fácil de aplicar y deja un efecto rubor en las mejillas muy natural (Tono06).

Pin It on Pinterest